SXSW III – No es oro todo lo que reluce.

Quieres saber. Quieres estar no sólo al día, a ser posible, por delante. Buscas la tendencia, el ‘hype’, la novedad… pero sólo algunas ideas afortunadas pasan de la anécdota al mainstream, sólo algunas tendencias son aplicables a tu negocio, y muchas, quizás la mayoría, quedarán olvidadas en una slide de Powerpoint, o Keynote, en casos de gran modernidad. No es oro todo lo que reluce. Ante ello, me lancé a otra de las sesiones más interesantes, bajo mi punto de vista, de SXSW: Digital Future: 2015 Emerging Trends a cargo de Amy Webb (destacar, además de su inteligencia, su apellido tan apropiado), CEO de Webbmedia Group, agencia de estrategia digital que investiga tendencias inminentes sobre tecnología y medios digitales.

Amy nos adelantó 5 de las tendencias que formarán parte de su report a final de este año, tras haberlas contrastado, investigado e incluso aplicado y que comparto aquí:

1. Atención.

Webbmedia descubrió que cada vez que cogemos el teléfono, entre 50 y 60 veces al día, lo usamos durante menos de dos minutos. De esos dos minutos, pasamos alrededor de 15 segundos cogiéndolo, desbloqueándolo, abriendo las aplicaciones… Y decidimos visualmente qué abriremos o no en menos de 3 segundos. El tiempo de interacción se ha convertido en un auténtico lujo y el reto que tenemos por delante es captar la atención de nuestro público a través de sus dispositivos en estos 3 segundos. Desde mi punto de vista, esa atención pasa primero por la relevancia y finalmente por el diseño.

2. Relojes (o no).

Desde la FuelBand todos hablamos de wearables y la inminente llegada del iWatch pero Amy nos animó a ser realistas: “hasta el 2018 los wearables serán meros informadores biométricos y una segunda pantalla para nuestros teléfonos móviles”. Hasta 2018 no encontraremos dispositivos con mejores funcionalidades ni serán mainstream. Lo que podemos hacer aquí como planners o interesados por la materia es estar pendientes de posibles nuevos dispositivos, y por supuesto, disfrutar de los gimmicks.

3. Haptics.

El Apple Watch introducirá en unos meses Force Touch, con tecnología sensible a la presión… ¡comienza la revolución del sentido del tacto! Hay ejemplos que rozan la locura como Pavlok, un wearable basado en las descargas eléctricas para corregir hábitos, y otros realmente increíbles como la Alert Shirt, una camiseta que permite sentir en primera persona y en directo lo que siente tu jugador favorito. Wearable Experiments es la empresa responsable del invento, que también desarrolló hace dos años Fundawear para Durex; lo que parecía un gimmick se hace realidad a la vuelta de la esquina. En otra de las conferencias, Paula Antonelli, comisaria del MoMA nos hablaba de la obra del artista japonés Sputniko, que ha creado una máquina para hacer sentir a los hombres lo que es la menstruación.

4. Interfaces más sencillas.

Las interfaces aumentan la utilidad para el usuario con mejor usabilidad y mayor sencillez, con el objetivo de hacer la vida tecnológica más fácil. El ejemplo más claro para ilustrar esta tendencia me parece Do Button, un botón programable para que haga lo que queramos. Otro ejemplo es Emu, una aplicación de mensajería instantánea más “inteligente”: ¿Qué te apetece cenar o ir al cine con tu hermana? Al escribir, Emu se conecta con tu calendario, te geolocaliza y te propone restaurantes y películas a medio camino entre los dos y en tu horario libre. Otros ejemplos interesantes son Just Yo e IF. Parece que el futuro podría pasar por lo que podríamos llamar “aplicaciones nicho”, más aplicaciones, más específicas y más sencillas.

5. Apps de mensajería instantánea.

Esto no es nada nuevo, a día de hoy casi todos usamos WhatsApp y Line crece en una media de 1,7 millones de usuarios cada día. La clave de esta tendencia es lo que lo que he bautizado como la diversificación de las conversaciones: aplicaciones de mensajería instantánea sobre un tema específico. En Estados Unidos está triunfando Venmo, una aplicación para hacer pequeños pagos a nuestros amigos. La aplicación además contiene un chat y la gente lo está empezando a usar para compartir lo que está gastando y/o comprando. Los chats, la mensajería en tiempo real, será una funcionalidad casi obligatoria en apps, wearables, etc. que responde a nuestra necesidad de contar y compartir.

Según Amy Webb, estas tendencias están en el punto de inflexión para llegar al mainstream pero quizás existe una tendencia generalizada que observo al escribirlas (y posiblemente una de las grandes conclusiones de esta edición del festival): ¿Es la tecnología del futuro una tecnología más empática? Una tecnología que nos ayuda a discernir entre qué es lo importante y qué no. Tecnología que nos hace la vida realmente más fácil, que conecta con otros sentidos y nos ayuda a ponernos en el lugar del otro. Y si lo llevamos más allá… ¿Es el futuro una tecnología más humana o estamos más cerca de lo que creemos de la tecnología humanoide?

2017-02-01T11:10:56+00:00 viernes 10 abril 2015|EVENTOS|